3. CONTENIDOS

Predecir

En las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado se puso a punto un sistema de seguimiento de las condiciones oceanográficas que permite predecir cuándo va a producirse una ENSO. Su intensidad, y por tanto sus efectos, son muy variables.

Así, por ejemplo, las de 1986-87 y 1991-95 fueron suaves, pero las de 1982-83 y 1997-98 tuvieron consecuencias realmente devastadoras. El Niño de 1997-98, que fue uno de los más dramáticos del siglo XX, provocó lluvias torrenciales, inundaciones, aludes de barro y grandes olas en la costa oriental de América; y sequía e incendios en varias regiones del Pacífico occidental, la costa occidental de América del sur y la cuenca amazónica. En Florida, donde no suelen producirse tornados, hubo decenas de ellos. Se produjeron miles de muertes en todo el mundo y se estima que las pérdidas económicas alcanzaron los 72.000 millones de euros.

La vida salvaje también se vio afectada. En la costa pacífica de América murieron poblaciones enteras de focas, iguanas y leones y aves marinas. El calentamiento del agua superficial del océano produjo la destrucción de extensas zonas de arrecifes de coral en el océano Índico, el sudeste asiático y el oeste del Pacífico. Este fenómeno, que se conoce como <blanqueamiento> (bleaching, en inglés) también se produce como consecuencia del calentamiento global, así que este año, en el que van a coincidir ambos fenómenos, los corales que viven en las costas tropicales van a pasarlo especialmente mal

El Niño 2014

Los meteorólogos esperan que a finales de este año se produzca un El Niño de gran intensidad. Así lo indican diferentes circunstancias; como el hecho de que una enorme masa de agua caliente está cruzando el océano Pacífico escondida a ciento cincuenta metros bajo la superficie. Y cuanto mayor es el calentamiento del agua del Pacífico, mayor suele ser el fenómeno de El Niño. Según los datos que maneja la Agencia del Océano y la Atmósfera de EE UU (NOAA, en su siglas en inglés), la probabilidad de que se produzca una ENSO este año irá aumentando hasta alcanzar el 65 por ciento a finales de verano.

Los científicos del Centro Regional del Clima para el Oeste de Sudamérica coinciden con las predicciones de sus colegas norteamericanos. En su informe de abril de este año destacan que la magnitud de la anomalía de la temperatura superficial del mar -que es la variación respecto a los valores normales en esta época del año- es de 5ºC, un valor que no se observaba desde la ENSO de 1997-98. El último episodio de El Niño tuvo lugar entre agosto de 2009 y mayo de 2010.

Consecuencias

Como consecuencia de El Niño de 2014, la lluvia será muy escasa en ciertas zonas del planeta, como Asia y Australia, pudiendo llegar a afectar a la intensidad de las lluvias monzónicas. En estos lugares aumentará la probabilidad de que se produzcan sequías e incendios forestales. Por el contrario, otras zonas, como el oeste de EE.UU, se verán afectadas por grandes tormentas e inundaciones. Es muy probable que en la costa de California el nivel del mar aumente hasta treinta centímetros. Este hecho, combinado con las fuertes lluvias, podría llegar a provocar inundaciones devastadoras. Los países de América central y del sur tendrán que hacer frente a grandes tormentas e inundaciones y, paradójicamente, también a sequías.

La buena noticia es que, al ser capaces de predecir la ocurrencia e intensidad de El Niño de este año, podemos prepararnos para su llegada y tratar de amortiguar sus efectos. Algunas regiones, como California, parten en posición de ventaja. Otras, como los países de América central y del sur, son más vulnerables y seguramente necesiten ayuda. En este sentido, los pronósticos del tiempo a nivel local son muy importantes porque las predicciones a gran escala suelen equivocarse en los detalles regionales.

Calendario: El Niño en el siglo XXI

En este siglo se han producido cuatro fenómenos de El Niño. Los tres primeros fueron casi consecutivos. Tuvieron lugar entre junio de 2002 y marzo de 2003, entre agosto de 2004 y febrero de 2005, y entre octubre de 2006 y febrero de 2007. El cuarto se hizo esperar un poco más porque se produjo entre agosto de 2009 y mayo de 2010. Ahora, después de una pausa de cuatro años, nos visita de nuevo. Y promete ser peleón.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies