CÉSAR RODRÍGUEZ

El domingo se celebraron elecciones europeas. España votó el 9J para elegir 61 eurodiputados. Y lo hizo con unas condiciones distintas a las habituales en otros comicios: la circunscripción era única, es decir, no se repartían los escaños por provincias, y no había barreras mínimas de votos para conseguir un asiento en el Parlamento Europeo.
Estas condiciones favorecen a candidaturas de partidos no tradicionales sin arraigo. El domingo fue noticia el éxito de una agrupación de electores llamada Se Acabó La Fiesta (SALF). Consiguió 800.000 votos y logró tres escaños, los mismos que Sumar o la coalición Ahora Repúblicas (que incluye al BNG) y uno más que Podemos, por poner tres ejemplos de formaciones importantes, con trayectoria.

¿Fue una sorpresa? Sí y no. A lo largo de la campaña las encuestas ya habían pronosticado que la candidatura de ultraderecha populista que impulsaba y lideraba Luis Alvise Pérez (Sevilla, 1990) podía lograr entrar en la Eurocámara, y sin hacer una campaña tradicional, con muy poca presencia en medios de comunicación. Sus armas eran otras: cuenta con cientos de miles de seguidores en redes sociales, y su principal canal de propaganda es Telegram. La plataforma de mensajería de origen ruso no tiene sistemas de control de contenidos, por lo que se ha convertido en refugio de antivacunas y de propagadores de todo tipo de teorías de la conspiración. Alvise Pérez se mueve en ella como pez en el agua. Y aprovecha las posibilidades de los programas de inteligencia artificial para transformar sus mensajes escritos en vídeos para TikTok.

El sevillano pertenece a un grupo de activistas que han dado mucho que hablar en los últimos años, sobre todo en la escena política madrileña. Se hizo bastante popular durante la pandemia en la red social Twitter (ahora llamada X), de la que fue expulsado en el 2023 tras amenazar a la futbolista Jenni Hermoso. Aunque se define como antipolítico, formó parte de partidos como UPyD —cuarta fuerza en España en el 2011, dejó de ser relevante en el 2015— y Ciudadanos. Después se movió en el entorno de Vox, hasta que decidió impulsar su marca propia. Su trayectoria está repleta de polémicas. Y de condenas por crear bulos.

Condenado por bulos

La primera patraña de Alvise Pérez que impactó en la opinión pública fue un tuit publicado en marzo del 2020, cuando el covid obligó a establecer un confinamiento. Él, que es negacionista de la pandemia, acusaba a Manuela Carmena, exalcaldesa de Madrid, de haber conseguido tener un respirador personal en su casa mientras miles de personas hacían cola en los hospitales. No era verdad. El sevillano fue condenado en el 2023 a pagarle 5.000 euros por «publicar noticias falsas». No fue el único revés judicial. Los tribunales fallaron en su contra por lanzar bulos contra los exministros Ábalos e Illa o la periodista Ana Pastor. Y tiene muchas más causas pendientes por fake news o por difamar a personajes públicos.

Protegerse judicialmente

El propio Alvise Pérez ha reconocido que se presentó a las elecciones europeas para protegerse judicialmente. Los eurodiputados tienen un estatus especial que dificulta ser juzgado sin el permiso de la Eurocámara. El sevillano buscaba inmunidad con un planteamiento populista y claramente antisistema.

Se presentó sin programa electoral, y enarbolando mensajes simplistas y enfadados contra los inmigrantes, el feminismo o las políticas de protección del medio ambiente.

¿Quién le votó?

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hizo un estudio completo antes de las elecciones. Señalaba que el 80 % de los que iban a votar a Alvise eran hombres de menos de 44 años que decían estar más cerca del PP que de Vox. Era el preferido del 9,8 % de los de 18 a 24 y del 9,5 % de los de 25 a 34. Supo conectar con ellos, sobre todo en zonas urbanas de Andalucía y Levante. Galicia no se sumó con mucha intensidad a la fiesta de Alvise Pérez. Fue la segunda comunidad que menos lo apoyó. 22.655 papeletas con el símbolo de la ardilla acabaron en las urnas. ¿Eran todos negacionistas o indignados?

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies