4. ACTIVIDADES

4.1 Ventajas del día a día. ¿Estás de acuerdo? Sí / No

– Escribir un diario, día a a día, te facilita el estar atento a todo lo que acontece, aumentando así tu grado de interés por todo lo nuevo o por los aspectos en los que pretendas fijarte. (Sí / No)

– Al mismo tiempo te servirá de archivo de datos que, si no los apuntas en un momento del día que determines de antemano, difícilmente podrás hacerlo más tarde cuando pasen ya horas. (Sí / No)

– El diario es un excelente ejercicio de espontaneidad, al recoger aquello que más te impresiona en cada jornada y ver cuál es tu reacción inmediata sobre las cosas, hechos y personas. (Sí / No)

– Recuerda que en el diario no sólo se recogen datos de lo que ha pasado sino también tus reacciones emocionales, precisamente en ese día en el que te sentías de una manera o de otra, muy diferente a los sentimientos que puedas tener pasadas unas fechas. (Sí / No)

-En eso precisamente se diferencia el escribir un diario a relatar unas memorias, que requieren más tiempo y donde se ven las cosas más de lejos (Sí / No)

– Poco a poco irá surgiendo en ti una reflexión personal, un eco de tus sentimientos y formas de pensar sobre las experiencias inmediatas de cada día. A eso se le llama ejercicio de metacognición: pensar sobre (meta) lo que has conocido cada día, ver cómo te han ido las cosas y por qué, idear cómo te puede ir mejor (Sí / No)

4.2 ¿Qué es para ti un diario personal?

Se trata de una recogida día a día de estos tres elementos: datos importantes, reflexión sobre ellos, de una forma espontánea, tal como van sucediendo.

– Un diario no podría llamarse así si el día a día no existiese; aunque, a veces, algún día

no se te ocurra nada o sólo puedas escribir la fecha porque estás cansado y no se te ocurre nada: pues, si eres capaz, escríbelo así: hoy no se me ocurre nada.

¿Qué opinas?

– El combinar adecuadamente datos y reflexión es una forma muy completa de presentar un diario. Quedaría, por tanto, algo incompleto cuando solamente recoges datos, horarios,hechos, resúmenes de algo que has oído, como si fueran unos apuntes de clase, sin que aparezca por tu parte una mínima reflexión y comentario sobre los mismos, al menos sobre los más interesantes.

¿Qué es lo esencial para ti en un diario personal?

– Pero, además, la espontaneidad del día a día hace que vivas las cosas un poco sin saber bien el final, anotando tus reacciones inmediatas, convirtiendo el diario en un proceso: muchas cosas que te preocupaban en aquel momento quizá dejen de hacerlo después o aumentarán su intensidad, y todo tiene un «continuará…» cuando cada noche o al caer de la tarde escribas tu última palabra sobre el día. Ahí está el encanto de hacer las cosas al momento.

¿Qué prefieres: espontaneidad o dejar pasar el tiempo para escribir más tarde?

4.3 ¿Qué tipo de diarios te gusta más?

Ciertamente, la mejor forma de hacer un diario es la que se te ocurra: estamos muy seguros de tu creatividad. Sin embargo, para tu ayuda, recogemos algunas buenas ideas que han sido extractadas de aventureros profesionales, crónicas de viajes, diarios de adolescentes, autobiografías de escritores y otros.

– LITERARIOS: Existen «Diarios literarios»: se fijan, sobre todo, en escribir bien, haciendo de algún modo literatura sobre cada uno de los temas. Generalmente lo hacen en prosa, con algunas variantes en verso o de una forma mixta. Son diarios que no se fijan tanto en la recogida amplia de datos sino en seleccionar algunos y darles una forma literaria, teniendo muy en cuenta su lenguaje y su visión estética de la realidad.

– ¿Te va la literatura o lo importante es escribir, sin fijarte tanto en el aspecto literario?

– INFORMATIVOS: Son también frecuentes los «Diarios informativos» que se fijan más en la recogida de datos, presentándolos de una forma clara e informativa: cuentan las cosas, presentan gráficos y esquemas, hacen anotaciones breves, utilizan claves indicativas para no escribir demasiado. Tienen la ventaja de que dan una visión mas amplia de todo lo que ha sucedido, aunque a veces esos Diarios contengan pocas reflexiones personales.

– ¿Te gusta más aportar datos sin implicarte en tu reacción personal ante ellos?

– ESPECIALISTAS: Otra clase: los «Diarios especialistas» que se fijan solamente en un aspecto concreto de su interés: por ejemplo, sólo anotan los datos relativos a fuentes, aves, mariposas, tumbas, metales, instrumentos de labranza, ríos, temperaturas, ancianos, niños, comidas, árboles, etc. fijándose só1o en alguno de estos temas. En este sentido, son famosos los diarios de los ornitólogos, buceadores, geólogos, naturalistas, musicólogos, etc. Naturalmente, además del tema especial, suelen dar algunos datos más, pero sólo en función de situar mejor el ambiente o situación de su objetivo específico.

– ¿Qué tipo de especialidad elegirías para hacer un diario personal?

– TERAPÉUTICOS: También existen los «Diarios terapéuticos» que tienen como objetivo el ayudar a personas enfermas o simplemente con problemas emocionales. Se les señala una serie de observaciones, tareas, estrategias, recogida de reacciones que suelen tener a lo largo del día para que después las comenten en la entrevista con el profesional que les ayuda a superar algún problema.

– ¿Crees que el escribir un diario te puede ayudar a mejorar algunos aspectos de tu personalidad y formas de relacionarte con los demás?

– POLIFACÉTICOS: Algunos, finalmente, prefieren el «Diario polifacético», que vale para todo y presenta muchas facetas, caras y formas diferentes. En ese tipo de Diario se mezclan todas las formas de escribir: unas veces se les da por lo «literario», cuando aparece un tema oportuno o sienten aquel día su vena poética; otras veces prefieren anotarlo todo, como una máquina registradora y selectiva, dándole un tono «informativo»; de vez en cuando se fijan en algo «específico» y siguen ese tema durante un tiempo, aunque luego lo abandonan un poco, ante nuevas situaciones. Y, finalmente, también, aunque sea en grado menor, todos los días pueden servir de ayuda y un cierto tipo de terapia o mejora en cualquier aspecto de nuestra vida emocional, de conductas y de actitudes.

– ¿Prefieres no pensar demasiado y mezclar un poco los diversos tipos de diarios, y a ver qué pasa?

4.4 ¿Qué indicadores de calidad debe tener un diario?

Puntúa de 0 a 3 la importancia que le das a cada uno de estas estrategias y razona ante los demás del grupo tu opinión.

Claridad: En primer lugar, el primer indicador de calidad que suele darse en el diario es la claridad, de tal manera que se pueda leer e interpretar fácilmente. Con frecuencia se encriptan con signos, letras, palabras simbólicas lo que resulta más íntimo o tal vez secreto para cada persona. Pero siempre debe ser claro desde luego para el que lo escribe, prescindiendo de si algún día puede enseñarlo a otros. ( )

Sinceridad: Uno no puede autoengañarse, aunque a veces juegue un poco y espere el momento en el que amenaza ser sincero del todo, eligiendo el día en que pueda hacerlo, sin inhibiciones. Otra cosa es el que nunca se revele y comunique a fondo: siempre uno puede reservarse unos ciertos secretos personales, que sólo son para contarse a sí mismo: ¿Me comprendes, diario? No te lo voy a decir, aunque sé que lo sospechas. ( )

Seguridad: El diario no puede perderse, no puede estar a disposición de todo el mundo. Cerradito con llave, o como sea; pero no es un escrito público, al que pueda acceder quien quiera, incluso familiares o amigos íntimos. Debe uno estar cierto de ello y tomar medidas seguras, y advertirlo: Reservado el derecho de admisión. ( )

Estética: Es algo personal, de gusto propio, bien presentado, aunque sea una libreta sencilla, pero que no pierde sus páginas fácilmente. Tiene estética, presencia, fortaleza.

Esto no quiere decir que esté absolutamente limpio, dados los momentos de intemperie o achaques por los que tendrá que pasar, si se trata de un diario de campo o que llevas contigo de viaje. Tampoco quiere decir que deje traslucir muchas veces incluso aromas y señales de su estancia al aire libre; pero nunca fácilmente degradable. ( )

En primera persona: Un recurso utilizado es hablar en primera persona: observé, encontré, dije, recogí, sospeché que, etc. lo cual resulta natural cuando es una sola persona la que hace un viaje o una expedición; pero incluso algunos lo utilizan cuando van en grupo, destacando en el diario su visión personal de las cosas ( )

En plural:Otros, si se va en grupo, suelen hablar en plural: hicimos, fuimos, bajamos, sospechamos, nos alegramos, nos cansamos, etc. y destacar algunas veces su punto de vista personal como contraste: por mi parte creo, sospecho, afirmo, eso me hizo pensar que… etc. ( )

Observadores: Sin embargo, también existe un estilo que podríamos llamar de «observador» o testigo de lo que pasa, como si no se implicara individualmente ni haciendo parte del grupo: «E1 Museo tiene un puerta alta, con una figura de Anacreonte en el centro del vestíbulo, tocando la cítara. Se presenta el guía con sus dientes amenazando risa, y explica…». Este recurso permite tal vez una cierta distancia para la objetividad ( )

Personaje imaginario: Algunos buscan un «personaje imaginario o real» a quien cuentan los hechos importantes o la aventura, siendo de lo más variado los personajes elegidos como destinatarios: un perro, una persona amiga, una flor, una estrella, a sus padres… incluso algunos se eligen a sí mismos y se autodirigen versos, observaciones, se corrigen, se animan, se toman con humor en ciertas situaciones donde tenían dificultades.

Otros tienen al mismo diario como destino final, comenzando sus escritos con la frase típica «Querido Diario…»

Diálogos: A veces intercalan «diálogos» que toman de la realidad, repitiendo alguna conversación que oyeron. Otras veces se convierte en un recurso para dar más acción al relato. A este grupo de recursos pertenecen también los Diarios que se construyen a base de entrevistas: en vez de resumir una conferencia, se imagina uno que pregunta al conferenciante; en lugar de describir una fiesta, se acerca uno a personajes importantes y les hace alguna pregunta, etc. ( )

Gráficos: Un recurso muy utilizado es el «gráfico» ilustrativo: un esquema, un dibujo, una foto, una tarjeta postal, incluso una muestra de una hoja, un mapa, un itinerario. Estos gráficos a veces son propios, otras son pedidos a compañeros o a personajes que hay en la calle, en la playa o en la selva y se hacen, por ejemplo, una colección de dibujos entre los habitantes dc aquella zona, personas que tienen un oficio, niños de una escuela o familia. El dibujo o gráfico pedido a otros sirve también para quienes no logran dibujar con cierta calidad; pero debemos recordar que unas líneas para unos apuntes en garabato sobre un edificio tienen la gracia de la espontaneidad y del sello personal, aunque no seamos unos artistas. ( )

Autobiografía: Con frecuencia el diario se convierte en autobiografía, donde cada uno va descubriendo y describiéndose a sí mismo: las cosas, los hechos, el paisaje, los problemas, las situaciones con las que se encuentra no son más que motivos para poner en reacci6n nuestros propios gustos, valores, intereses, dificultades e ilusiones en la vida. Al final del diario, cuando uno se relee, tal vez se encuentra distinto de cómo era al principio y se da cuenta de una línea interna que crece, se altera, se confunde, se difumina y vuelve a aparecer permaneciendo a través de todos los acontecimientos que relata: es uno mismo ( )

Documentos: Otros recursos muy utilizados y que aparecen con diversa intensidad son los documentos que se añaden al diario: un pequeño informe escrito que resume muy bien un aspecto de un puerto, el testimonio de un personaje, la transcripción de una placa, una leyenda breve escrita, un refrán o dicho popular, una anécdota significativa, una pintada en una pared, etc. Eso le da relieve al diario y resulta de gran interés.

Automisivas: Finalmente, el estilo epistolar en el que los jóvenes escritores envían «cartas» a personajes distintos en los que uno se imagina que se convierte, e incluso algunas de ellas las echan en el buzón de correos con su propia dirección, y auto-reciben esas misivas, que luego insertan en las páginas de su propio diario. ( )

Temporalidad: Otro de los recursos básicos es el de no proponerse diarios eternos. Tal vez es mejor lograr intentos más o menos cortos: un mes, dos meses, depende de edades, temas y, por supuesto, la capacidad de compromiso de llevarlos adelante. ( )

Asistido / no asistido: Una estrategia clave que es necesario abordar es si el que escribe su Diario personal debe buscar alguna ayuda del profesor, tutor u otras personas. Tal como se describe en el apartado de Metodología (nº 5) del presente e-studio, habría que distinguir entre la fase inicial, donde se trata de la promoción y motivación entre los alumnos para que escriban un diario y la posible interacción durante su desarrollo. ( )

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies