Fernando Pariente.

Es necesario subrayar esta fecha para recuperar el espíritu de la declaración que presentó el 9 de mayo de 1950 el ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman. Las secuelas de la grave crisis económica y el auge de los populismos y nacionalismos está amenazando con destruir lo que con tantos esfuerzos se ha ido construyendo en Europa. Se ha avanzado mucho en el camino de la unidad, pero no lo suficiente como para poder hacer frente a los problemas. La Unión Europea tiene casi todos los símbolos de un estado nacional: una bandera, un himno, una moneda, un espacio sin fronteras y también un día especial, aunque no llega a ser una fiesta nacional porque el Día de Europa, el 9 de mayo es día laborable en todos los países miembros. Europa no ha sido capaz aún de aprobar una Constitución y, en estos momentos, algunos países se muestran reacios a dar nuevos pasos necesarios para mantener con seguridad lo ya logrado. Este año la celebración coincide con las vísperas de las elecciones al Parlamento europeo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies