SARA CARREIRA
Hacer de la necesidad virtud. Ese podría ser el resumen de uno de los primeros trabajos de Javier García al frente de la clase de 5.º A del CEIP Torre-Illa, en A Illa de Arousa. Y es que en un año infectado por el covid, este coronavirus se puede convertir en el eje de un proyecto que llegue a todas las asignaturas del curso.

Javier García lleva años convirtiendo la cotidianeidad de los niños en su forma de aprender los contenidos del currículo. Fue director del CEIP Viñagrande, en Vilanova, e hizo de este centro una referencia de la innovación educativa en Galicia, con clases mixtas (de alumnos de dos cursos), trabajo por proyectos y cooperativo, ausencia de libros, exámenes y deberes, y una relación muy estrecha con las familias.

Entender
Javier García afirma que este año «os rapaces escoitan falar do coronavirus, pero todo é moi difuso para eles» y, por ejemplo, «non entendían por que o virus ataca máis aos países desenvolvidos».

Para arrancar el curso con un contenido que fuese significativo, García optó por ver el covid de diferentes maneras y así ayudar a sus 24 alumnos a entender qué estaba pasando y, a la vez, a aprender los lexemas, la célula, la esfera frente a la circunferencia, los países del mundo o el lenguaje publicitario y hasta a ejercitar el pensamiento crítico. Hizo un proyecto general de dos o tres semanas de duración con las emociones como telón de fondo: «Eu sempre digo que en infantil os rapaces necesitan tocar, en primaria facer e en secundaria falar. E estes rapaces de quinto necesitaban facer e falar, e iso fixemos».

Hablaron de las emociones surgidas durante y después del confinamiento de marzo, de la ira que podían encerrar o de la tristeza, y también de la alegría, cómo no. Javier destaca especialmente el trabajo hecho en ese campo de las emociones y en el del pensamiento crítico: «Cando comezamos xa lles dixera que non tiñamos respostas, só preguntas, preguntas incómodas para algúns».

Y entre dudas y análisis, el resultado es que los niños de 5.º A del Torre-Illa saben mucho vocabulario (pandemia, epidemia, endemia…), entienden cómo se expande el virus por una habitación y cómo invade las células de su huésped, por qué el tráfico de personas y mercancías aumenta la expansión de los virus (y por tanto se centra en el mundo rico). Ya saben dibujar la verdadera forma del covid, esférica, global y mortal.

UN PROYECTO
Usar un solo tema para desarrollar el currículo de diferentes asignaturas es una práctica cada vez más habitual en primaria. En infantil, por ejemplo, ya está totalmente asumido que los niños aprenden mejor así. En este caso, Javier García estuvo durante años practicando en el CEIP Viñagrande (Vilanova) este sistema, que promueve alumnos más autónomos, reflexivos, capaces de afrontar retos sin la tutela constante de un profesor y muy trabajadores.

PISALLADA
Como el coronavirus impide a Javier García mantener sus habituales encuentros semanales con las familias de los alumnos, ha optado por una web como forma de comunicación. Se llama Pisallada, que es una comida habitual de A Illa compuesta por pan, moras y azúcar. «Cóntolles aos rapaces que igual que as tres cousas son ricas por separado pero xuntas melloran, así somos as persoas: soas podemos facer moito, pero xuntas somos invencibles, e todos temos algo que achegar».

SOLIDARIDAD EN LA ESCUELA 

La unitaria de Pravio, al rescate

DOLORES VÁZQUEZ
Nunca es pronto para el aprendizaje-servicio, una forma de trabajar el currículo que supone ayudar al desarrollo de la comunidad al mismo tiempo, con lo que además de aprender contenido los alumnos reflexionan sobre el concepto de ciudadanos. Esto es lo que ha hecho la activa AMPA de la unitaria de Pravio, en Cambre, que decidió emprender una campaña para incentivar las donaciones de particulares para completar la atención que el Ayuntamiento local da a 300 familias de la zona. Con su movilización, han llenado los pasillos de la escuela de alimentos no perecederos y productos de higiene.

Pero además de hacer una tarea social encomiable, han querido que esta tenga un carácter educativo, por lo que implicaron a sus hijos, a pesar de su corta edad (de 3 a 8 años). Los 17 alumnos de la escuela San Bartolomeu pintaron unos carteles diseñados por sus padres y los distribuyeron por todo el municipio.

AJEDREZ TELEMÁTICO  

El IES Urbano Lugrís, de A Coruña, convierte su torneo en virtual

No hay que ver la serie Gambito de dama para enamorarse del ajedrez, basta con saber los movimientos y practicar un poco: las posibilidades que se abren ante cada jugada, la pasión de obtener piezas y ganar al contrincante y la elegancia de los movimientos se impondrán a la falta de pericia de los nuevos jugadores.

El ajedrez es una asignatura de libre configuración que la Xunta ofrece a los centros en el primer ciclo de ESO, y que permite a los alumnos desarrollarse intelectualmente sin ningún condicionante. Por eso cada vez más centros lo acogen y disfrutan, aunque la pandemia ha dado al traste con la posibilidad de enfrentarse cara a cara ante las 64 casillas. Para solucionar este problema, el IES Urbano Lugrís de A Coruña ha puesto en marcha un programa para jugar en línea: los interesados se anotan en una web especializada y cada torneo se irá anunciando en la página del instituto. Un sistema sencillo y eficaz de seguir con el ajedrez.

 

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies