2. ACTIVIDADES

2.1 Investigación periodística

Os proponemos que os convirtáis en periodistas por un día y entrevistéis a agricultores gallegos para averiguar cómo la sequía está afectando a la producción agrícola de nuestra comunidad. Para que concertar la entrevista os resulte más fácil, podéis contactar con la Asociación Galega de Cooperativas Agrarias. También os facilitamos algunos datos que pueden ayudaros a la hora de redactar vuestras preguntas.

La mayor parte del agua potable, cerca del 70%, se usa para regar cultivos con los que producir alimentos para las personas, el 22% se utiliza en la industria y el 8% en el hogar. Las cifras de consumo de agua para producir alimentos son realmente espectaculares. De hecho, cada persona necesita beber entre 2 y 4 litros diarios de agua dulce, pero son necesarios entre 3.000 y 5.000 litros para producir los alimentos que consume. Y esta cantidad es aún mayor si hablamos de alimentos de origen animal. Por ejemplo, para producir un kilo de arroz se necesitan entre 1.000 y 3.000 litros de agua; pero para producir un kilo de carne de reses alimentadas con cereales se necesitan entre 13.000 y 15.000 litros.

2.2 Acceso al agua potable

La semana pasada, varios medios de comunicación difundieron la noticia de que se había cumplido antes de lo previsto uno de los Objetivos del Milenio planteados por la ONU: el 89% de la población mundial ya tiene acceso al agua potable. Fue una magnífica noticia teniendo en cuenta que el consumo de agua contaminada provoca más muertes al año que las guerras y cualquier otro tipo de violencia. Además, se calcula que 884 millones de personas no tienen acceso al agua potable, y un millón y medio de niños mueren cada año a causa de las diarreas y otras enfermedades transmitidas por el agua.

Estas son algunas de las noticias a las que nos referimos:

Agua potable: el Objetivo del Milenio que se alcanzó antes de tiempo

BBC Mundo, 6 de marzo de 2012

El 89% de la población accede al agua potable: objetivo del milenio cumplido

El Mundo, 7 de marzo de 2012

2.3 Programas

El Día Mundial del Control de la Calidad del Agua es un programa educativo internacional coordinado por la Asociación Internacional del Agua y la Water Environment Federation. Trata de concienciar a estudiantes de todo el mundo sobre la necesidad de proteger los recursos hídricos de nuestro planeta.

Consiste en que equipos de estudiantes de diferentes lugares eligen un recurso hídrico próximo a su colegio (un lago, un río, un embalse) y controlan la calidad de su agua utilizando el equipo de laboratorio que facilita el programa. Luego, elaboran un informe y lo cuelgan en su página web.

El Día Mundial del Control de la Calidad del Agua se celebra el 18 de septiembre, pero se pueden recoger y colgar datos desde el Día Mundial del Agua (22 de marzo) hasta el 31 de diciembre. En su página encontrarás las instrucciones para participar. ¡Anímate!

2.4 Ciudades y contaminación del agua

El vertiginoso aumento de la población y el hecho de que la mayor parte de las personas vivamos en zonas urbanas provoca que, en muchos países, incluidos los desarrollados, las infraestructuras de depuración y saneamiento del agua, cuando existen, estén sobresaturadas. Además, en países como Brasil, India o China, el desarrollo está teniendo lugar a un ritmo tan veloz, que el tratamiento resulta inviable. Como resultado, los desechos biológicos y químicos se vierten directamente a ríos y lagos y alcanzan las aguas subterráneas contaminando todo el ciclo del agua. Esto supone un inmenso problema si tenemos en cuenta que las necesidades básicas de agua son de entre 20 y 40 litros diarios por persona, esto si sólo tenemos en cuenta el agua para beber y saneamiento, porque si añadimos la necesidad de cocinar y lavarse, la cantidad aumenta hasta los 50 litros diarios por persona.

Además de causar el envenenamiento de las personas, los agentes contaminantes pueden provocar el deterioro de ecosistemas enteros. Por ejemplo, el aporte a los ríos y la costa de enormes cantidades de nutrientes, como los nitratos y los fosfatos procedentes de los abonos, provoca un crecimiento desmesurado de algas y microorganismos que agotan el oxígeno que necesitan para respirar los peces y demás seres acuáticos.

Las sequías e inundaciones agravan el problema porque concentran y transportan los sedimentos, nutrientes, carbono orgánico disuelto, patógenos, plaguicidas y sal.

La receta de la solución de estos problemas tiene tres ingredientes:

-Prevenir la contaminación es el primero de ellos, pero casi nunca es fácil y no siempre es posible, sobre todo en países con muy pocos recursos.

-El segundo es el tratamiento, en el que se ha avanzado mucho en algunos países industrializados, pero que continúa siendo una asignatura pendiente en los países subdesarrollados y en vías de desarrollo, especialmente los africanos. En España, sin ir más lejos, solo el 50% de las ciudades con más de 15.000 habitantes cuenta con depuradora.

-El tercero es la restauración, que viene a ser como una terapia aplicada al agua enferma de contaminación, por lo que es el más costoso de los tres remedios, máxime si tenemos en cuenta que muchas veces implica restablecer las características naturales originales de todo un ecosistema.

La actividad que te proponemos consiste en averiguar si en el municipio en el que vives, o en el que está ubicado tu colegio, aplica, y en qué grado, alguna de estas soluciones. Te aconsejamos dirigirte al Servicio Municipal de Aguas del Ayuntamiento para hacer tus primeras averiguaciones.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies