El presidente francés, Emmanuel Macron, y el alemán, Franz-Walter Steinmeier, estuvieron juntos y abrazados como se ve en la foto en un acto conmemorativo de una matanza cometida por el Ejército nazi hace ahora 80 años. Macron agradeció a Steinmeier su «presencia fraternal» en el discurso que pronunció en Ouradour-sur-Glane, y destacó la importancia de la reconciliación entre ambos países, «savia de nuestro proyecto europeo».
Oradour-sur-Glane es un pueblo del centro de Francia donde 643 habitantes fueron masacrados el 10 de junio de 1944 por una división de las SS (las Schutzstaffel, Escudrón de Protección). Los soldados nazis se dirigían a Normandía para combatir contra las tropas aliadas que habían desembarcado cuatro días antes. Antes cometieron una matanza en la ciudad de Tulle, donde colgaron a un centenar de hombres en represalia por una acción de la resistencia (recuerda que Francia había sido invadida por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial). Entraron en Oradour-sur-Glane, reunieron a sus habitantes y separaron a los hombres, a los que ametrallaron, mientras las mujeres y los niños fueron concentrados en la iglesia, que a continuación fue ametrallada, dinamitada e incendiada.
El presidente francés insistió en la importancia de la reconciliación, pero sin renunciar a la memoria de lo que ocurrió: «Es con este recuerdo, en las cenizas de Oradour, con el que tenemos que hacer renacer la fuerza de esta reconciliación, la savia de nuestro proyecto europeo y nuestra voluntad bien presente de libertad, de igualdad y de fraternidad».

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies