DOMINGOS SAMPEDRO

Algo más de 187.600 niños y niñas de los niveles de infantil, primaria y educación especial están convocados este jueves en Galicia para el inicio del curso escolar 2021-2022, marcado de nuevo por la incidencia del covid-19, el uso generalizado de las mascarillas y las medidas de ventilación. La Consellería de Educación considera que el actual escenario aporta «máis certezas que hai doce meses», cuando incluso se tuvo que retrasar el inicio, lo que permitirá aplicar protocolos más flexibles en función de la evolución de la pandemia y de los progresos de la campaña de vacunación.

El secretario xeral técnico de Educación, Manuel Vila, compareció en el Parlamento a petición del PSdeG para dar cuenta de los detalles que rodean al inicio del nuevo curso, en el que, a diferencia del anterior, las comunidades educativas dispondrán de un «protocolo vivo e flexible» para adaptar los colegios al contexto del covid, en el que las medidas «vanse ir axustando en función da evolución da vacinación e da situación sanitaria», explicó el número dos de la Consellería de Educación.

Se trata, incidió Vila, de un «escenario de transición», en el que —como en el curso anterior— se mantendrán los grupos burbuja en infantil y primaria, «pero poderán interactuar máis», dijo, aunque está en manos de cada centro el decidir cómo. Los avances en la vacunación, que según Manuel Vila llegó ya con la primera dosis al 85,8 % de los alumnos de entre 12 y 19 años —segmento en el que se espera completar la pauta entre el 13 y 19 de este mismo mes— también permitirá que se hagan un uso distinto de los materiales y espacios comunes, como las bibliotecas, laboratorios o talleres.

Sin cifrar los profesores

El diputado socialista Luís Álvarez preguntó sin éxito que se precisara el número de profesores que habrá en el nuevo curso, detallando qué porcentaje se deben a refuerzos del covid. Vila se remitió a la comparecencia parlamentaria que sobre este asunto ofrecerá el propio conselleiro de Educación, Román Rodríguez, la próxima semana, pero subrayó que pese a que hay 6.000 escolares menos en los centros públicos en relación al curso 2019-2020, el previo a la pandemia, la Xunta habilitará 191 unidades educativas más. Es decir, «hai máis unidades con menos alumnos», puntualizó Vila, lo que permitirá cumplir con las necesidades de desdoblamientos y rebajar las ratios del número de alumnos por cada profesor.

De acuerdo con los datos de Educación, de los 187.600 alumnos que inician hoy las clases, 55.698 lo harán en infantil, lo que supone una reducción de matrícula de 2.356 con respecto al curso anterior. La mayoría se incorporan al sistema público (39.191 escolares), frente a los 15.414 en la concertada y los 1.093 de la privada.

En la etapa de primaria, serán 130.774 los alumnos llamados a empezar las clases, con un descenso en la matrícula que alcanza los 2.482 estudiantes. De aquel total, 92.084 alumnos acudirán a centros públicos este curso, frente a los 35.921 que suman los centros concertados y los 2.769 de los privados.

La jornada previa al inicio del curso en infantil y primaria, decenas de personas convocadas por CIG y Anpas Galegas se concentraron ante la sede de la Xunta de Galicia, en San Caetano, para denunciar la intención de Educación de «reducir docentes, desdobramentos e elevar ao máximo a ratio de alumnos», en lo que consideran una «pandemia dos recortes». «Menos ratio e máis docentes» o «Na defensa do ensino público» fueron algunas de las consignas coreadas por los manifestantes.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies