2. OBJETIVOS

Cientos de veces al día reaccionamos ante el mundo que nos rodea. Como cuando nos preguntan algo y tenemos un tiempo para pensar la respuesta. Pero en muchas otras ocasiones nuestra reacción tiene que ser rápida. Y rápido significa tardar sólo una fracción de segundo.

– Localizar ejemplos en los que el tiempo de reacción es decisivo en una situación.

– Averiguar qué sucede en nuestro organismo cuando nos preparamos para una respuesta rápida.

– Comparar el tiempo de reacción a medida que las decisiones a tomar se hacen más complejas.

– Realizar un experimento en equipo para calcular tiempos de reacción, organizando y coordinando la participación de cada alumno.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies