JOSÉ A. PONTE FAR

Miguel Delibes (1920-2010) nació y murió en Valladolid y es uno de los grandes novelistas españoles de la segunda mitad del siglo XX. Forma, junto con Gonzalo Torrente Ballester y Camilo José Cela, el trío de escritores sobre los que se sostiene la novela contemporánea. Murió en el 2010, después de más de cinco décadas como escritor en las que consiguió el éxito literario —fue miembro de la Real Academia Española (RAE) y ganador de múltiples premios, como el Nadal, el Cervantes, el Príncipe de Asturias de las Letras o el Nacional de Narrativa…— y, lo que es más importante, el respeto, la simpatía y la admiración de los lectores españoles.

Quizá la razón de que sintonizase tan bien con el público lector sea el compromiso ético y unos valores y principios inalterables que mantuvo a lo largo y ancho de toda su obra. La humildad y la autenticidad de sus personajes, así como el ansia de justicia y lealtad que se dejan ver en la temática de sus novelas, son cuestiones que permanecen siempre presentes a lo largo de su carrera, realzadas por una prosa limpia y clásica y un estilo sencillo, carente de toda retórica. Su propia vida fue así: sencilla, natural y familiar.

Periodista y director del diario El Norte de Castilla, fue también catedrático de la Escuela de Comercio de Valladolid. Desenvolvió ambos trabajos siempre en su ciudad, Valladolid, mientras criaba, con su mujer, Ángeles de Castro, a siete hijos en tiempos nada fáciles. Un hombre sencillo, coherente con sus ideas de la vida, de la ética y de la estética. Él mismo confesaba en 1999: «He sido fiel a un periódico, a una novia, a unos amigos… a todo en lo que me he metido. A la pasión periodística, a la caza. Desde chico he sido fiel a todas estas cosas y lo mismo que hacía de chico lo he hecho de mayor». También fue fiel a una ciudad, Valladolid, y a un paisaje, el castellano. No hubo otro escritor que haya sabido retratar la Castilla del siglo XX, su paisaje, sus gentes, sus costumbres, su entorno y su espíritu, como lo hizo Miguel Delibes.

El mundo rural

Es un eje temático fundamental en su obra. Muchas de sus novelas son una defensa de lo rural contra el progreso desordenado que se iba produciendo en la sociedad. La primera es El camino (1950). Ambientada en un pueblo castellano, es un canto a la vida natural en el campo, en donde la amistad, el amor y la muerte conviven con naturalidad. El protagonista, Daniel el Mochuelo, recrea sus vivencias infantiles en el pueblo la noche anterior a su ingreso en un colegio de la ciudad.

Las ratas (1962), El disputado voto del señor Cayo (1978), Viejas historias de Castilla la Vieja (1964), Diario de un cazador (1955) o Mis amigas las truchas son otras novelas que nos muestran el mundo rural como reducto de la vida auténtica para el ser humano. Si el hombre rompe con la naturaleza, acabará despersonalizándose, como está ocurriendo ya con la sociedad hedonista actual.

En Los santos inocentes (1981) encontramos una dura crítica al vasallaje de reminiscencia medieval que ejercen unos señoritos de cortijo sobre una humilde familia de colonos que trabajan en su latifundio. En Cinco horas con Mario (1966) ataca la rigidez y pobreza mental de las clases acomodadas debido al pensamiento tradicional que imponía el régimen de Franco. La primera fue llevada al cine de forma magistral por Mario Camus (1984) y la segunda fue adaptada al teatro (1979) con una interpretación impresionante y conmovedora de Lola Herrera en el papel de la protagonista. En casi todas sus obras, Delibes nos deja patente que su visión de la existencia no casa con los tiempos que le han tocado vivir. Los valores y los principios en los que sustenta tanto su vida como toda su obra narrativa vienen a ser un toque de atención a una sociedad que parece ser indiferente a ellos. Su sencillez se reflejaba en sus dos grandes aficiones, después de la literatura: la caza y la pesca, a las que dedicó numerosas y entretenidas obras. Solía decir que «más que un escritor que cazaba era un cazador que escribía».


José A. Ponte Far es escritor y profesor de instituto jubilado.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies