Pregunta: Álvaro Porteiro Villegas, Colegio Santa María del Mar, A Coruña.
Responde: Francisco Armesto Ramón.

El moco es una sustancia espesa y pegajosa que se produce en varias partes de nuestro cuerpo expuestas al exterior (fosas nasales, ojos, tracto digestivo, laringe, etc.). Siempre tiene una función protectora, ya sea contra la infección, frente al rozamiento o para evitar la deshidratación. El agua es la sustancia más abundante, pero las más importantes son las sustancias antimicrobianas (como anticuerpos y enzimas) y las que proporcionan pegajosidad (son diversas sustancias formadas por la unión entre determinadas proteínas y azúcares). La principal función de los mocos nasales es capturar y arrastrar hacia el exterior los microorganismos, el polvo y otras partículas que se encuentran en el aire y que podrían dañar los pulmones. Por eso pueden tener un color muy variado en función del material que arrastren. En espacios muy contaminados pueden ser oscuros, pero cuando sufrimos una infección son verdosos.

Haz tu pregunta

15 + 8 =

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies