Es difícil saberlo pues el resultado varía mucho dependiendo, entre otras cuestiones, del tiempo durante el que está lloviendo, de las diferencias de temperatura entre las nubes y el suelo, o del tipo, tamaño y extensión de las nubes. La cantidad de gotitas de agua que puede tener una nube, por ejemplo, puede variar entre 100.000 y 1.000.000 por cada litro de nube. Para poner un ejemplo, podemos suponer que partimos de un tipo de nube llamada cumulonimbo, la que se asocia típicamente con una tormenta. Una de estas nubes puede extenderse en el cielo cubriendo una superficie de unos 5 kilómetros cuadrados de suelo. Pues a partir de sólo una nube como ésta podrían caer unos ¡50 trillones de gotitas de agua! (un 5 seguido de 19 ceros).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies