Muchos de los cambios que está experimentando la Tierra tienen que ver en gran medida con las alteraciones del clima, consecuencia de las emisiones a la atmósfera de los gases contaminantes que generan las actividades humanas. Las previsiones de los científicos indican que para finales de este siglo, y en los años siguientes, el calentamiento global conducirá probablemente a una mayor frecuencia de olas de calor, de lluvias torrenciales e inundaciones en muchas regiones, una disminución de la extensión de hielo marino del Ártico, llegando incluso a desaparecer en verano, y una elevación del nivel del mar, inundando muchas zonas costeras. También se esperan episodios de sequía, que contribuirán al aumento de las zonas desérticas, ocasionadas por la deforestación, el exceso de cultivos y el mal uso del agua.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies