FRANCISCO CANOURA

La semana pasada hablamos del marco general de la evaluación con la nueva ley a partir de lo que dice el artículo 14, pero, ¿y en Galicia? Según el artículo 24 del Decreto 156/2022, do 15 de Setembro, «Os referentes para a valoración do grao de adquisición das competencias clave e o logro dos obxectivos das materias e dos ámbitos e da etapa na avaliación das materias ou dos ámbitos serán os criterios de avaliación» de una serie de anexos, pero en cualquier caso «será continua, formativa e integradora», y cuando detectemos que el progreso de un alumno no es el adecuado, estableceremos medidas de refuerzo educativo. En este punto el foco debe estar en las competencias clave y en el perfil de salida, que será la referencia de cada alumno o alumna al finalizar la etapa.

También dice la normativa que la evaluación «terá un carácter formativo e será un instrumento para a mellora tanto dos procesos de ensino como dos procesos de aprendizaxe». Para este punto nos interesa tener presentes los indicadores de logro establecidos en nuestras programaciones didácticas. Con respecto a que la evaluación debe ser integradora, significa que estamos valorando todo un proceso en conjunto del alumnado: «Promoverase o uso xeneralizado de instrumentos de avaliación variados, diversos e adaptados ás distintas situacións de aprendizaxe, que permitan a valoración obxectiva de todo o alumnado», y por tanto buscaremos métodos distintos y variados de evaluación.

Y por último también hacer referencia a que «o equipo docente, coordinado pola titora ou polo titor do grupo, valorará de forma colexiada o progreso do alumnado», lo que nos permitirá como equipo proponer soluciones a necesidades distintas de aprendizaje.

Llegados a este punto nos podemos preguntar cómo y cuándo evaluar. La evaluación la haremos al inicio, durante y al final de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje. Evaluaremos tanto el proceso de aprendizaje como el proceso de enseñanza y haremos autoevaluación; el alumnado juzgará sus logros con respecto a una tarea y cómo puede mejorar, y coevaluación; el alumnado se evaluará entre iguales, tomando el papel del docente valorando el grado de implicación, actitud, interés. Para conseguir todo esto no nos sirve únicamente el examen o prueba escrita como instrumento de evaluación, debemos tener un amplio abanico de posibilidades.

La cuestión es quién nos facilita esta ardua tarea. La respuesta la tiene la nueva ley, pues como novedad lleva implícita una trazabilidad de los elementos curriculares. Es decir, debemos evaluar por competencias, pues las competencias clave están relacionadas con sus descriptores operativos, que a su vez están relacionados con las competencias específicas de área o materia y estas finalmente están relacionadas con los criterios de evaluación, que son de donde partiremos para comenzar con el proceso de evaluación.

HERRAMIENTAS DE EVALUACIÓN

Como docentes y para favorecer una evaluación lo más objetiva posible, debemos de manejar un amplio abanico de recursos e instrumentos de evaluación:

Test

Cuestionarios. Podemos añadir test, cuestionarios online tipo quizz, donde nos ofrece un feedback inmediato y el alumnado es copartícipe.

Exposición oral

Oportunidad. Una exposición oral nos puede servir tanto para que el alumnado aprenda y el profesorado explique.

Rúbricas

Menor subjetividad. Podemos utilizar rúbricas para minimizar la subjetividad. Tienen la gran posibilidad de enlazarse y cruzarse con otros instrumentos de evaluación nos sirve para compartir criterios e indicadores, para evaluar de una forma más objetiva y crítica todo el proceso de aprendizaje de nuestro alumnado.

Autoevaluación

Opinión válida. Existen dianas de autoevaluación, instrumento gráfico y visual, para evaluar a los alumnos y alumnas y también así conocer su opinión sobre una actividad propuesta, un trabajo o tarea.

Observación directa

Con criterios claros. La observación directa es un instrumento muy válido, es la que utiliza el docente en el contexto de su práctica y debe ser sistemática, pues agrupa la información que queremos obtener, aunque debe ser a partir de criterios fijados previamente. Es una forma de categorizar el proceso.

Listas de cotejo

Asociadas a las rúbricas. Son interesantes también las listas de cotejo, consistentes en un listado de aspectos a evaluar como contenidos, capacidades, habilidades o conductas, instrumento por otra parte enlazable con una rúbrica por ejemplo.

Cuaderno del alumno

Valorar el desempeño. El nos permite evaluar la técnica de desempeño, así como los conocimientos, habilidades y actitudes.

Portfolio

Diversidad. Y el portfolio como sistema de aprendizaje y evaluación, original de los EE.UU. en l los 80, es una metodología didáctica en el que el alumnado y se implica en su proceso de aprendizaje, favoreciendo la diversidad a través de evidencias.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies