Los datos más recientes obtenidos de la exploración de Marte indican que en el pasado tenía una atmósfera densa, compuesta sobre todo por dióxido de carbono, y que su superficie estaba cubierta por océanos de agua en estado líquido. Se piensa que en ese ambiente, que debía ser húmedo y templado, pudo desarrollarse alguna forma de vida bacteriana. Pero con el tiempo la atmósfera fue desapareciendo, probablemente debido al efecto del llamado viento solar, formado por una corriente de partículas expulsadas por el Sol, convirtiendo a Marte en el lugar frío y seco que es actualmente.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies