1. LA NOTICIA

Aplican la eutanasia a una ballena varada en el sur de Brasil

Expertos le inyectaron medicamentos para garantizar la muerte sin dolor

Una ballena franca de 15,8 metros de largo y unas 50 toneladas de peso que permanece encallada desde el pasado martes en la playa Itapirubá Sul, en el sur de Brasil, fue sometida ayer a eutanasia por un grupo de expertos para impedir que siguiera sufriendo. El cetáceo, cuya especie está en peligro de extinción, se encontraba muy débil y ya no tenía fuerzas para volver a alta mar. Según afirmaron los expertos que la cuidaban, probablemente estaba enferma por una infección, que fue la causante de que quedara atrapada en la playa del municipio de Laguna.

Según la jefa del proyecto local para la protección de las ballenas francas, Elizabeth Carvalho da Rocha, «es muy difícil que un animal saludable quede varado en la arena. Este tipo de ballena está acostumbrada a nadar en aguas poco profundas». Por su parte, la bióloga Karina Goch, directora de investigación de la organización gubernamental Proyecto Ballena Franca, entidad que lucha por la preservación de esta especie, explicó que la decisión de aplicarle la eutanasia fue unánime, después de analizar los informes de los diferentes veterinarios y agotadas todas las posibilidades de salvar al cetáceo.

El sistema elegido para quitarle la vida fue la inyección de unos medicamentos, que garantizan la muerte sin dolor del animal. Es la primera vez que en Brasil se utiliza este método para una ballena franca. Antes solo se había usado para dos de la especie jubarte, que son más pequeñas. La semana pasada en Australia sacrificaron a una ballena jorobada con explosivos.

Otras noticias de apoyo

Rescatan a nueve ballenas de las 58 varadas en el norte de Nueva Zelanda

Las autoridades encontraron solo a 15 de los cetáceos con vida y consiguieron devolver 13 a alta mar durante el fin de semana.

Mueren 58 ballenas piloto varadas en las costas de Nueva Zelanda

Tienen pocas esperanzas de salvar a los cetáceos atrapados en aguas próximas a la localidad costera de Kaitaia, en la Isla Norte.

Mueren unas sesenta ballenas que quedaron varadas en Nueva Zelanda

Varios voluntarios trataron de ayudar a los cetáceos para volver al agua pero no lo lograron.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies