3. CONTENIDO

El estudio de la arena de nuestras playas puede servir para investigar una gran diversidad de cuestiones. Informa sobre el origen de estos depósitos, sobre la energía De las aguas que circulan por la costa donde se encuentran, y suelen ofrecer una variada muestra de los minerales de esa misma región. En algunas ocasiones incluso pueden contener abundancia de menas metálicas. En este caso suelen encontrarse en playas cercanas a grandes macizos antiguos de rocas ígneas o metamórficas atravesados por diques y filones de otras rocas, como es el caso de muchas playas gallegas.

Las arenas son el producto de millones de años de historia geológica. Prácticamente todas comienzan su vida formando parte de grandes rocas continentales. El desgaste por fragmentación y a través de diferentes reacciones químicas va produciendo la formación de cantos cada vez más pequeños. Desde un punto de vista geológico se consideran gravas las partículas mayores de 2 milímetros, arenas las comprendidas entre 0,05 y 2 y limos las de menor tamaño.

En su discurrir hacia el mar a través de los ríos, las partículas de rocas van siendo pulidas hasta quedar relucientes. Todo lo contrario le sucede a las que son transportados por el viento, pues suelen tener un aspecto opaco y mate. Se calcula que un río de mediano tamaño puede necesitar un millón de años para trasladar unos 160 kilómetros sus depósitos de arena. En algunos casos, las arenas de las playas tienen origen en sus proximidades o en los seres marinos (algas, corales, moluscos, etc.). Por ejemplo, existen numerosas playas tropicales cuyas arenas están formadas por restos de coral (son playas de arenas blancas).

Las más abundantes en Galicia suelen tener gran cantidad de cuarzo y son frecuentes restos de seres marinos (conchas, etc.). El cuarzo es un mineral muy duro que puede mostrar una gran diversidad de colores (blanco, transparente, amarillo, rojo, etc.), siendo el que más determina el color de la playa. También es frecuente encontrar granos de otros minerales que forman las piedras graníticas como feldespatos (rosa, amarillo, etc.). Las playas gallegas suelen tener arenas de colores claros. En ocasiones, las playas muestran manchas alargadas de color oscuro junto a la orilla; suelen estar formadas por arenas densas, en las que abundan granos de minerales metálicos (como podría ser la magnetita). Las playas de arenas negras, como las que caracterizan las Islas Canarias, se forman a partir de rocas volcánicas (basalto), donde es frecuente encontrar granos de color verde (como el olivino).

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies