Antonio Sandoval

A veces parece que no va a dejar de llover jamás. Que el viento ha decidido quedarse a vivir para siempre en tu barrio, o en tu pueblo. Que las nubes seguirán pasando grises y a menudo veloces, hasta más allá de la eternidad. De ida o vuelta de tu centro escolar, te abrigas el cuello, te sacudes el cabello empapado o combates con tu paraguas contra las ráfagas de aire, con la mirada atenta a no pisar los charcos…

¡Un momento! ¿Y esas pequeñas estrellas de color violeta pálido que hay ahí, en un rincón de un solar, al borde de tu ruta? Son flores, claro. Y eso que todavía falta mucho para que llegue la primavera, te dices. Aunque, por otro lado, te dices también, hace ya unas pocas semanas que hemos dejado atrás la mitad del invierno.

Crecen los días

De hecho, es probable que en tu familia y pandilla hayáis comentado más de una vez, esta semana y la anterior, cómo se nota lo que se alargan ya los días desde que, el pasado solsticio de invierno, fueron los más cortos que de estas latitudes.

Ve al enlace del apartado «Para saber más» y calcúlalo: ¿cuántas horas más de luz solar disfrutamos ahora, en comparación con esas otras fechas de hace dos meses?

Identificando flores

Muchas plantas con flores llevan haciendo, a su manera, ese mismo cálculo. Entre ellas están las que aparecen en la fotografía que acompaña este artículo.

Esta vez, en lugar de decirte aquí cómo se llaman ahí va un reto: prueba a intentar encontrar su nombre por tu cuenta. Ayúdate para ello de alguna guía de identificación de flores de la biblioteca más próxima, y quizá también con alguna aplicación del móvil. En caso de no tener la seguridad de haber acertado, contrasta tus dudas con tu profe de ciencias.

Colores silvestres

Ya que estás, ¿qué otras flores silvestres —es decir, no de jardinería— eres capaz de observar ya en tus paseos? Entre ellas seguro que no faltan, por ejemplo, las margaritas… En muchas zonas ya alegran con su presencia los prados de hierba baja.

Anímate a apuntar cada día, de aquí a dentro de dos meses, cuántas plantas con flores de diferentes especies encuentras en tus recorridos habituales, o incluso dentro de las instalaciones de tu centro escolar. Si además te apetece, porque tu espíritu naturalista es de los que no cesan de buscar respuestas, prueba también a identificarlas.

Fíjate: ¿qué diferencias hay entre los lugares que eligen para crecer unas y otras, de todas esas flores diferentes que vas encontrando? Presta atención, por ejemplo, a cuáles parecen preferir los rincones, las zonas abiertas, los bordes de sendas y caminos…

Por supuesto, en algún momento dejará de llover. Quizá, en tan solo un rato, las nubes se aparten y dejen dejar sitio al Sol. Aprovecha entonces para volver a observar las flores de tu entorno, y descubrir así cómo cambian sus colores bajo la luz más intensa. Si además llevas contigo unos lápices de colores, y tu espíritu artista no es menos intenso que el naturalista, dibújalas. Y haz que así la primavera se anuncie también en tu cuaderno.

Para saber más. ¿Cuántas horas dura cada día?

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies