«De alguna forma, las mujeres teníamos asumido que no llegaríamos nunca a lo más alto. Lo teníamos descontado. Sabíamos cuál era nuestro lugar y papel en el mundo». Así explicaba Ariana Fernández, farmacéutica, empresaria y presidenta de la asociación gallega La Ciencia es Femenino cómo el papel de las mujeres era percibido antes y cómo debe serlo ahora. Lo hizo ante los alumnos de 3.º de ESO del IES As Mariñas, de Betanzos, en el marco del ciclo de charlas La Voz de la Mujer STEM, que organiza La Voz de Galicia y Viaqua.

Habló de ambición, de lo que tiene valor y de cómo el entorno nos condiciona: «Quiero que al llegar a casa penséis si estáis condicionados, no tanto por lo que os dicen sino por lo que veis en vuestros hogares».
La alcaldesa de Betanzos, la matemática María Barral, quiso estar en la charla para transmitir a los alumnos —especialmente a ellas— que las mujeres pueden tener ambiciones y altas metas.

María Barral, la alcaldesa de Betanzos, es matemática y habló a los alumnos de las barreras de las mujeres con ambición

Ariana Fernández, por su parte, hizo un «experimento» con los alumnos. Los dividió en tres grupos —los que quería trabajar en algo que beneficiase a la sociedad, los que querían sobre todo ganar dinero y los que todavía no tenían clara su vocación— para señalar que las mujeres son mayoría (en el caso de estas aulas hubo empate) en la elección de profesiones sociales pero clara minoría (sobre un 20%) si lo que se busca es ganar dinero, generar riqueza y liderar empresas. Además, los alumnos enumeraron nombres de personas ricas en el mundo y, como apuntó Fernández, «ninguna de esas personas es una mujer». Y planteó: «¿Qué creéis que están percibiendo las chicas que están, estáis, en este grupo? Que no estarán nunca ahí, ¿no? aunque yo les haya puesto una diapositiva con ‘‘soñad en grande’’»,

Por eso la farmacéutica y emprendedora consideraba que era fundamental ofrecer referentes femeninos que sirvan de espejo para las chicas, que conozcan historias reales y cercanas de que ellas también pueden llegar: «Hay que hacer este trabajo colectivo porque las sociedades se cambian a nivel educativo», concluyó.

Pincha para ver un resumen de la charla

La alcaldesa de Betanzos, por su parte, reconoció que tuvo que romper muchas barreras para estudiar Matemáticas, algo que en su propia familia no entendían. En su caso, María Barral contó con el total apoyo de su madre, y animó a los alumnos a buscar un mentor, alguien que les eche una mano, que les «vea». Es más, se ofreció a serlo ella: «Mi correo electrónico es público», recalcó.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies