INTRODUCCIÓN

Calais es una ciudad francesa de algo más de 72.000 habitantes que se encuentra a tiro de cañón del sur de Inglaterra, Canal de la Mancha por medio. Una localidad donde el tráfico es intensísimo durante todo el año y sin un solo día de descanso, ya que de su puerto parten y llegan constantemente transbordadores de los que salen personas y todo tipo de vehículos, turismos y grandes caminos. Además, no muy lejos de ese puerto está una de las bocas del Eurotúnel, por donde entran y salen trenes de alta velocidad.

Calais es, por tanto, un punto muy conocido en el mapa francés ya desde hace muchos siglos. Tan conocido que ahora multitud de inmigrantes ilegales han llegado hasta él desde África y Asia (principalmente Irak) en un largo y peligroso viaje con una sola meta, un solo deseo y un solo objetivo: pasar a Gran Bretaña.

La primera pregunta es por qué a Inglaterra y no quedarse en Francia. La respuesta es múltiple. Además de la imagen más o menos edulcorada o incluso idílica de esa gran isla, el inglés es un idioma extendido por todo el mundo (cosa que no pasa con el francés), amén de mil y una razones personales como, por ejemplo, tener ya algún familiar al otro lado del Canal.

Esos inmigrantes crearon un poblado en el que malvivieron en unas condiciones infrahumanas. Esto sí que no es una noticia, ya que existía siete años atrás, cuando fue desmantelado por las fuerzas de seguridad con un resultado desastroso: los inmigrantes se dispersaron por las villas vecinas y, como preveían las organizaciones de ayuda humanitaria, cometieron pequeños robos cuya única finalidad era conseguir alimento o ropa.

La realidad, tozuda como en otros muchos casos, es que esos inmigrantes acabaron regresando a Calais y formando otro poblado, que el periódico británico de carácter progresista The Observer bautizó el año pasado como The Jungle, la Jungla. 

Y se produjo el primer efecto llamada. La noticia se extendió entre miles de inmigrantes que arriesgando sus vidas llegaban en penosas embarcaciones a las costas griegas o italianas, y hacia el norte encaminaron sus pasos, de manera que poco a poco la Jungla se fue ampliando.

La desesperación de algunos y el atrevimiento de otros aparecen como los resortes que hicieron que muchas de esas personas intentaran llegar a Gran Bretaña como fuese. Y eso quiere decir amenazando a los transportistas, subiendo al techo de los trenes o intentando colarse en transbordadores y bajos de los camiones, dando lugar no sólo a las primeras fricciones sino a alguna muerte por electrocutación. 

Ese es el escenario cuando en agosto el gobierno socialista de François Hollande decidió desmantelar la Jungla. A diferencia de lo ocurrido hace siete años, ahora no se trataba de dispersar a nadie por el país adelante sino de reubicar en asentamientos a los inmigrantes, empezando por identificarlos, ver quién tiene derecho a solicitar asilo y quién debe ser expulsado del territorio galo.

Se produjo entonces un segundo efecto llamada. Otros muchos inmigrantes se llegaron a la Jungla dispuestos a ser desalojados y llevados a centros donde podrían asearse, comer y dormir, y la población de ese campamento pasó de 6.000 a –según los sindicatos policiales-10.000, cifra que al final pareció algo exagerada. Pero centenares, si no miles, de los veteranos advirtieron que no colaborarían y no se dejarían coger por las fuerzas de seguridad.

Esto último requiere una breve explicación. Según la ley europea, el inmigrante puede ejercer sus derechos en aquel país donde sea censado, no en ningún otro. Es decir, si un inmigrante es censado en Francia no podrá pedir asilo ni instalarse en Gran Bretaña. Y eso, ir a Gran Bretaña, es el quid de la cuestión.

El desmantelamiento de La Jungla a finales de octubre del 2016 –no sin incidentes- ponía punto final a un capítulo poco lustroso de la reciente historia europea. 

 

1. LA NOTICIA

1.1. Para Primaria

El gobierno francés desmantelará La Jungla de Calais, un campamento de inmigrantes irregular

Afp. 18 de septiembre del 2009

El Gobierno francés desmantelará la Jungla de Calais, nombre de un campamento en ese puerto del norte de Francia donde malviven cientos de inmigrantes irregulares, en su mayoría afganos e iraquíes que escapan de la violencia con la esperanza de cruzar a Inglaterra.

 

La Policía desmantela «la jungla» de Calais y detiene a cerca de 300 inmigrantes

Los inmigrantes tienen dos alternativas: el retorno voluntario o una demanda de asilo, cuya aceptación no está garantizada.

Colpisa|Afp. 22 de septiembre del 2009

La policía francesa desmanteló por la fuerza este martes un campamento de inmigrantes, en su mayoría afganos, ubicado cerca del puerto de Calais, conocido como la Jungla, donde malvivían a la espera de poder cruzar en camiones a Gran Bretaña, y detuvo a más de 270.

 

Las dos noticias anteriores presentan el inicio del conflicto en Calais. Es decir, hechos del año 2009, cuando nadie se interesaba de un problema que parecía profundamente local. La “recuperación” del campo de chabolas de plástico volvió a generar información desde el 2015. Incluimos ahora una denuncia de varios inmigrantes y el primer movimiento del Gobierno francés, que proponía como solución abrir un campamento para 1.500 de ellos.

 

«Vivimos como animales»

Los miles de emigrantes hacinados en Calais no pueden rendirse: o luchan o mueren

Leticia Álvarez. Calais (E. La Voz. 2 de agosto del 2015

«Los que estamos en la jungla teníamos dos opciones antes de llegar aquí: morir o luchar». La etíope Lamma Salaman atravesó el Nilo a su paso por Sudán, cruzó el desierto libio, casi pierde la vida en una barcaza en el Mediterráneo para terminar atrapado en Francia. Kalif, médico sudanés detenido y apaleado en su país, llegó con su hermano a la Jungla, como se llama el campamento, e intenta cruzar el Eurotúnel cada día. No se rinde. Fátima, estudiante de Matemáticas embarazada de seis meses, huyó de la guerra siria con su marido que sí logró pasar hace tres semanas el canal de la Mancha.

 

Francia abrirá en el 2016 un campamento para 1.500 inmigrantes en el paso fronterizo de Calais

La nueva instalación humanitaria contará con 120 tiendas con capacidad para una docena de personas cada una

Colpisa. 1 de septiembre del 2015

El Gobierno francés anunció ayer la construcción para comienzos del 2016, con el apoyo financiero de Bruselas, de un campamento con capacidad para 1.500 personas en Calais, boca del Eurotúnel que conecta con el Reino Unido bajo el canal de La Mancha. La Comisión Europea va a conceder hasta 5 millones de euros adicionales a París para hacer frente a la grave situación en ese enclave estratégico, símbolo de la crisis migratoria en Europa.

 

La situación empeoró muy rápidamente debido a la llegada masiva de inmigrantes que pretendían llegar al Reino Unido. Como respuesta oficial, lo que parece ser una muestra de fuerza y un aviso (más simbólico que otra cosa, puesto que sólo se desmantelaron una veintena de chabolas). E hizo su aparición la violencia, mientras el número de inquilinos seguía subiendo.

 

Comienza el desmantelamiento de parte de «la jungla» de Calais

En este inmenso campamento viven entre 3.700 y 7.000 inmigrantes

Agencias. París. 29 de febrero del 2016

Las labores de desmantelamiento de la zona sur del campamento de inmigrantes de Calais, en el norte de Francia, comenzaron esta mañana, en medio de un importante despliegue policial.

Dos aplanadoras y los empleados de una empresa privada contratada por el Estado francés se encargaban de desmontar unas veinte chabolas. Entre tanto, varios inmigrantes intentaban recuperar enseres personales o garrafas de gas para instalarse un poco más lejos en la Jungla.

 

Inmigrantes del campo de Calais atacan camiones y se enfrentan a la policía

Las fuerzas del orden iniciaron ayer el desmantelamiento parcial del campamento, conocido como la Jungla

Efe. 1 de marzo del 2016

Inmigrantes del campamento de Calais (norte de Francia), cuyo desmantelamiento parcial han iniciado las fuerzas del orden, protagonizaron anoche incidentes en las carreteras adyacentes, donde atacaron camiones y se enfrentaron a la policía.

 

La jungla de Calais bate un nuevo récord con 10.000 refugiados

Entre 50 y 100 personas llegan cada día al campo, donde a los problemas de higiene y alimentación se suman ahora enfrentamientos étnicos

Redacción / La Voz. 30 de agosto del 2916

El número de refugiados  que actualmente viven en la Jungla de Calais podría alcanzar 10.000 en septiembre, según varias asociaciones. Son 4.000 más que en el pico registrado en octubre del 2015 y el doble de los que había el pasado junio, pese a los múltiples intentos de desmantelarlo. Entre 50 y 100 personas llegan cada día al campo. 

 

Transportistas y agricultores franceses protestan contra La Jungla de Calais

Están «hartos» de que los refugiados que viven en el campamento se cuelen en sus vehículos para tratar de entrar en el Reino Unido

Agencias. 5 de septiembre del 2016

Transportistas, agricultores y comerciantes de la región francesa de Calais organizaron este lunes una protesta para pedir a las autoridades el desmantelamiento lo antes posible de La Jungla de Calais, el mayor campamento de refugiados del país, que amenaza la economía de la zona.

Bajo una fina lluvia, decenas de camiones iniciaron por la mañana una marcha lenta en dirección a Calais, en el norte, para bloquear la autopista. Poco después, los agricultores también se unieron al cortejo con sus tractores.

 

Por último, las siguientes noticias ponen punto final –al menos por ahora- a la Jungla. París quiere reubicar a los inmigrantes y expulsar a los que no tengan derecho a residir en Francia, plan al que se opuso la derecha política. La evacuación y posterior destrucción de la Jungla se llevó a cabo con pequeños episodios de violencia. A principios de noviembre, el campo cerraba un capítulo de su historia. ¿El último?

 

La derecha gala se rebela contra el plan de repartir inmigrantes de Calais por Francia

El Gobierno de François Hollande anunció la semana pasada la creación de 12.000 plazas en Centros de Acogida y Orientación, de las cuales 9.000 ya está preparadas

Alexandra Fernández. París / E La Voz. 15 de septiembre del 2016

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, se vio obligado ayer a defender públicamente su plan de reubicación de refugiados ante las duras críticas que ha recibido de la derecha. El Gobierno de François Hollande anunció la semana pasada la creación de 12.000 plazas en Centros de Acogida y Orientación (CAO), de las cuales 9.000 ya están preparadas. El objetivo es hacer frente al movimiento migratorio masivo que se prevé como consecuencia del inminente desalojo de La Jungla de Calais.

 

Disturbios entre policías, inmigrantes y manifestantes en «La Jungla» de Calais

Hollande anunció recientemente que este campamento sería desmantelado para reubicar a los inmigrantes por todo el país

Europa Press. 1 de octubre del 2016

La Policía francesa ha empleado gases lacrimógenos y cañones de agua contra inmigrantes y manifestantes concentrados en La Jungla de Calais para denunciar las condiciones de vida en este campamento improvisado levantado por los extranjeros que pretenden acceder desde Francia a Reino Unido.

 

Comienza la evacuación del campo de Calais con largas colas de refugiados

Las autoridades francesas prevén que hoy partan 60 autobuses con 50 inmigrantes cada uno

AFP. 24 de octubre del 2016

Cientos de refugiados hicieron sus maletas el lunes, entre alivio y desesperanza, en el marco del operativo de evacuación del campamento de Calais, comúnmente llamado la Jungla, donde viven desde hace meses en condiciones precarias. «Aún no sabemos a dónde vamos, pero seguramente será mejor que la Jungla, que está hecha para animales y no para seres humanos», declaró Wahid, un joven afgano de 23 años. 

 

Los inmigrantes abandonan una Jungla de Calais devastada por los incendios

Cuatro ciudadanos afganos fueron arrestados por su relación con los fuegos

David Courbert / Serene Assir. 26 de octubre del 2016

Múltiples incendios  se desataron este miércoles en diferentes zonas de la Jungla de Calais, el mayor campamento informal de migrantes de Francia, en su tercer día de desmantelamiento, acelerando la partida de los últimos ocupantes.

Pese a los incendios, las operaciones de desmantelamiento de este campamento, en donde hasta el domingo se hacinaban entre 6.000 a 8.000 migrantes, continuaban.

«Hoy es realmente el final de la Jungla» de Calais, sentenció la representante local del Estado francés, Fabienne Buccio.

 

1.2. Para ESO

El gobierno francés desmantelará La Jungla de Calais, un campamento de inmigrantes irregular

Afp. 18 de septiembre del 2009

El Gobierno francés desmantelará la Jungla de Calais, nombre de un campamento en ese puerto del norte de Francia donde malviven cientos de inmigrantes irregulares, en su mayoría afganos e iraquíes que escapan de la violencia con la esperanza de cruzar a Inglaterra.

El ministro francés de Inmigración, Luc Besson, defendió ayer la decisión del Gobierno de desmantelar «antes de finales de la semana próxima» ese campamento porque se ha convertido «en una zona sin ley». «Se ha vuelto insoportable para los habitantes de Calais», explicó Besson en Varsovia, donde reclamó a sus socios de la Unión Europea reforzar los medios de la Frontex, la agencia europea encargada de coordinar la vigilancia de las fronteras para luchar contra la inmigración clandestina. 

En el 2002, el entonces ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, cerró el centro de Sangatte, un pueblo cercano a Calais, y sus ocupantes se dispersaron por toda la región.

 

La Policía desmantela «la jungla» de Calais y detiene a cerca de 300 inmigrantes

Los inmigrantes tienen dos alternativas: el retorno voluntario o una demanda de asilo, cuya aceptación no está garantizada.

Colpisa|Afp. 22 de septiembre del 2009

La policía francesa desmanteló por la fuerza este martes un campamento de inmigrantes, en su mayoría afganos, ubicado cerca del puerto de Calais, conocido como la Jungla, donde malvivían a la espera de poder cruzar en camiones a Gran Bretaña, y detuvo a más de 270.

«Estos 276 extranjeros en situación irregular han sido trasladados a seis locales de la región de Calais donde serán interrogados individualmente. Los mayores de edad que rechacen nuestras propuestas serán colocados luego en centros de retención», anunció poco después en rueda de prensa en París el ministro francés de Inmigración, Eric Besson.

Los inmigrantes tienen dos alternativas: el retorno voluntario o una demanda de asilo, cuya aceptación no está garantizada.

 

Sarkozy acaba con la jungla de Calais

El Gobierno francés reduce a escombros el mayor campamento de inmigrantes irregulares del país y arresta a 278 personas durante la operación

Esperanza Suárez | Corresponsal. 23 de septiembre del 2009

Tres buldóceres y quinientos policías redujeron ayer a escombros con dulzura el campamento conocido como la jungla. Situado entre el mar y el polígono industrial de Calais, ha servido de refugio durante los últimos siete años a los irregulares que esperaban una oportunidad para pasar a Gran Bretaña. Francia promete seguir su política de mano dura y expulsará a la mayoría de los 278 detenidos, todos hombres.

Era una intervención tan anunciada que la mayoría de los 800 inmigrantes que se encontraban allí hace apenas diez días ya habían desaparecido. Desde entonces, cuarenta agentes de la policía de fronteras se habían encargado de tomar nombres y huellas dactilares e informar a los clandestinos, en su mayoría de origen afgano, de la posibilidad de solicitar asilo. Solo cincuenta consiguieron un permiso temporal de residencia. Los que abandonaron precipitadamente la Jungla han pasado a Bélgica y Holanda, han conseguido cruzar el canal de la Mancha o permanecen escondidos en la orilla francesa.

 

Las tres noticias anteriores presentan el inicio del conflicto en Calais. Es decir, hechos del año 2009, cuando nadie se interesaba de un problema que parecía profundamente local. La “recuperación” del campo de chabolas de plástico volvió a generar información desde el 2015. Incluimos ahora una denuncia de varios inmigrantes y el primer movimiento del Gobierno francés, que proponía como solución abrir un campamento para 1.500 de ellos.

 

«Vivimos como animales»

Los miles de emigrantes hacinados en Calais no pueden rendirse: o luchan o mueren

Leticia Álvarez. Calais (E. La Voz. 2 de agosto del 2015

«Los que estamos en la jungla teníamos dos opciones antes de llegar aquí: morir o luchar». La etíope Lamma Salaman atravesó el Nilo a su paso por Sudán, cruzó el desierto libio, casi pierde la vida en una barcaza en el Mediterráneo para terminar atrapado en Francia. Kalif, médico sudanés detenido y apaleado en su país, llegó con su hermano a la Jungla, como se llama el campamento, e intenta cruzar el Eurotúnel cada día. No se rinde. Fátima, estudiante de Matemáticas embarazada de seis meses, huyó de la guerra siria con su marido que sí logró pasar hace tres semanas el canal de la Mancha.

 

Francia abrirá en el 2016 un campamento para 1.500 inmigrantes en el paso fronterizo de Calais

La nueva instalación humanitaria contará con 120 tiendas con capacidad para una docena de personas cada una

Colpisa. 1 de septiembre del 2015

El Gobierno francés anunció ayer la construcción para comienzos del 2016, con el apoyo financiero de Bruselas, de un campamento con capacidad para 1.500 personas en Calais, boca del Eurotúnel que conecta con el Reino Unido bajo el canal de La Mancha. La Comisión Europea va a conceder hasta 5 millones de euros adicionales a París para hacer frente a la grave situación en ese enclave estratégico, símbolo de la crisis migratoria en Europa.

La nueva instalación humanitaria contará con 120 tiendas con capacidad para una docena de personas cada una. Será complementaria del centro de acogida Jules Ferry, abierto a principios de año junto a la denominada Jungla de Calais, lugar de acampada salvaje de unos 3.000 emigrantes, principalmente sudaneses, eritreos, afganos y sirios. Ofrece viviendas prefabricadas durante el día a 115 mujeres y niños mientras que los hombres tienen acceso a comida, aseos, lavandería y puntos de agua.

 

La justicia confirma el cierre de parte de la jungla de Calais

Francia acaba con la mitad de ese campamento y proponer soluciones alternativas a los inmigrantes ante las críticas de las organizaciones humanitarias

Efe. 25 de febrero del 2016

El Tribunal Administrativo de Lille validó este jueves la decisión del Gobierno francés de desalojar la parte sur del campamento de inmigrantes de Calais, en el norte del país, donde centenares de personas aguardan para intentar pasar de forma clandestina al reino Unido.

Las autoridades francesas esperan acabar con la mitad de ese campamento y proponer soluciones alternativas a los inmigrantes, aunque diversas organizaciones humanitarias que trabajan con ellos consideran que no hay espacios previstos para todos los que se quieren desalojar.

Por ese motivo recurrieron ante la justicia la orden de expulsión, pero los jueces han rechazado su apelación. La Prefectura del departamento señaló, por su parte, que en los próximos días continuarán el trabajo conjunto con las asociaciones para convencer a los inmigrantes para que abandonen de forma voluntaria el lugar, conocido como la Jungla.

 

La situación empeoró muy rápidamente debido a la llegada masiva de inmigrantes que pretendían llegar al Reino Unido. Como respuesta oficial, lo que parece ser una muestra de fuerza y un aviso (más simbólico que otra cosa, puesto que sólo se desmantelaron una veintena de chabolas). E hizo su aparición la violencia, mientras el número de inquilinos seguía subiendo.

 

Comienza el desmantelamiento de parte de «la jungla» de Calais

En este inmenso campamento viven entre 3.700 y 7.000 inmigrantes

Agencias. París. 29 de febrero del 2016

Las labores de desmantelamiento de la zona sur del campamento de inmigrantes de Calais, en el norte de Francia, comenzaron esta mañana, en medio de un importante despliegue policial.

La Prefectura (delegación del Gobierno) confirmó que han comenzado a desalojar el campo, conocido como «la jungla», al tiempo que señaló que se está proponiendo una solución alternativa de realojo a cada uno de sus ocupantes. 

Dos aplanadoras y los empleados de una empresa privada contratada por el Estado francés se encargaban de desmontar unas veinte chabolas. Entre tanto, varios inmigrantes intentaban recuperar enseres personales o garrafas de gas para instalarse un poco más lejos en la «jungla».

 

Inmigrantes del campo de Calais atacan camiones y se enfrentan a la policía

Las fuerzas del orden iniciaron ayer el desmantelamiento parcial del campamento, conocido como la Jungla

Efe. 1 de marzo del 2016

Inmigrantes del campamento de Calais (norte de Francia), cuyo desmantelamiento parcial han iniciado las fuerzas del orden, protagonizaron anoche incidentes en las carreteras adyacentes, donde atacaron camiones y se enfrentaron a la policía.

Cuatro personas, tres de ellas «activistas extremistas» y la cuarta un inmigrante, fueron detenidas durante la jornada, según un portavoz de la subprefectura (delegación del Gobierno) que señaló que hubo varios agentes «contusionados».

Los incidentes se produjeron a la caída de la noche en la autopista de acceso al puerto de Calais que pasa por las proximidades del campamento conocido como la Jungla.

 

La jungla de Calais bate un nuevo récord con 10.000 refugiados

Entre 50 y 100 personas llegan cada día al campo, donde a los problemas de higiene y alimentación se suman ahora enfrentamientos étnicos

Redacción / La Voz. 30 de agosto del 2916

El número de refugiados  que actualmente viven en la Jungla de Calais podría alcanzar 10.000 en septiembre, según varias asociaciones. Son 4.000 más que en el pico registrado en octubre del 2015 y el doble de los que había el pasado junio, pese a los múltiples intentos de desmantelarlo. Entre 50 y 100 personas llegan cada día al campo. A los problemas de higiene y alimentación se suman enfrentamientos étnicos. El pasado 23 de agosto, un violento altercado entre 400 sudaneses y otros tantos afganos acabó con la vida de dos personas.

 

Transportistas y agricultores franceses protestan contra La Jungla de Calais

Están «hartos» de que los refugiados que viven en el campamento se cuelen en sus vehículos para tratar de entrar en el Reino Unido

Agencias. 5 de septiembre del 2016

Transportistas, agricultores y comerciantes de la región francesa de Calais organizaron este lunes una protesta para pedir a las autoridades el desmantelamiento lo antes posible de La Jungla de Calais, el mayor campamento de refugiados del país, que amenaza la economía de la zona.

Bajo una fina lluvia, decenas de camiones iniciaron por la mañana una marcha lenta en dirección a Calais, en el norte, para bloquear la autopista A16, un importante eje utilizado por los transportistas europeos para llegar a Reino Unido, a través del puerto de Calais o del túnel de la Mancha. Poco después, los agricultores también se unieron al cortejo con sus tractores.

 

Por último, las siguientes noticias ponen punto final –al menos por ahora- a la Jungla. París quiere reubicar a los inmigrantes y expulsar a los que no tengan derecho a residir en Francia, plan al que se opuso la derecha política. La evacuación y posterior destrucción de la Jungla se llevó a cabo con pequeños episodios de violencia. A principios de noviembre, el campo cerraba un capítulo de su historia. ¿El último?

 

La derecha gala se rebela contra el plan de repartir inmigrantes de Calais por Francia

El Gobierno de François Hollande anunció la semana pasada la creación de 12.000 plazas en Centros de Acogida y Orientación, de las cuales 9.000 ya está preparadas

Alexandra Fernández. París / E. La Voz. 15 de septiembre del 2016

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, se vio obligado ayer a defender públicamente su plan de reubicación de refugiados ante las duras críticas que ha recibido de la derecha. El Gobierno de François Hollande anunció la semana pasada la creación de 12.000 plazas en Centros de Acogida y Orientación (CAO), de las cuales 9.000 ya están preparadas. El objetivo es hacer frente al movimiento migratorio masivo que se prevé como consecuencia del inminente desalojo de La Jungla de Calais.

Cazeneuve no dudó a la hora de cargar contra las voces disonantes de varios responsables de Los Republicanos (LR), recalcando que «de responsables solo tienen el título» al «mentir a los franceses» sobre las intenciones del Gobierno. 

 

Disturbios entre policías, inmigrantes y manifestantes en «La Jungla» de Calais

Hollande anunció recientemente que este campamento sería desmantelado para reubicar a los inmigrantes por todo el país

Europa Press. 1 de octubre del 2016

La Policía francesa ha empleado gases lacrimógenos y cañones de agua contra inmigrantes y manifestantes concentrados en La Jungla de Calais para denunciar las condiciones de vida en este campamento improvisado levantado por los extranjeros que pretenden acceder desde Francia a Reino Unido.

Unos 200 inmigrantes y 50 manifestantes se han reunido bajo un puente a pesar de que estaba expresamente prohibida cualquier acción de este tipo. Por eso ha intervenido la Policía, que les ha obligado a regresar a La Jungla. Algunos manifestantes han lanzado piedras contra los agentes.

Otros 150 manifestantes que habían salido por la mañana desde París en cuatro autobuses fueron interceptados por la Policía en un control a unos 50 kilómetros de Calais.

 

Comienza la evacuación del campo de Calais con largas colas de refugiados

Las autoridades francesas prevén que hoy partan 60 autobuses con 50 inmigrantes cada uno

AFP. 24 de octubre del 2016

Cientos de refugiados hicieron sus maletas el lunes, entre alivio y desesperanza, en el marco del operativo de evacuación del campamento de Calais, comúnmente llamado la Jungla, donde viven desde hace meses en condiciones precarias. «Aún no sabemos a dónde vamos, pero seguramente será mejor que la Jungla, que está hecha para animales y no para seres humanos», declaró Wahid, un joven afgano de 23 años. Wahid fue uno de los primeros en abordar el lunes uno de los autobuses previstos para repartir a los más de 6.000 migrantes, que viven desde hace meses en este asentamiento informal, en 451 centros de acogida diseminados en todo el territorio francés.

 

Los inmigrantes abandonan una Jungla de Calais devastada por los incendios

Cuatro ciudadanos afganos fueron arrestados por su relación con los fuegos

David Courbert / Serene Assir. 26 de octubre del 2016

Múltiples incendios  se desataron este miércoles en diferentes zonas de la Jungla de Calais, el mayor campamento informal de migrantes de Francia, en su tercer día de desmantelamiento, acelerando la partida de los últimos ocupantes.

Columnas negras de humo se elevaban sobre el inmenso campamento de chabolas, que las autoridades francesas comenzaron a desmantelar el lunes.

(…)

Pese a los incendios, las operaciones de desmantelamiento de este campamento, en donde hasta el domingo se hacinaban entre 6.000 a 8.000 migrantes, continuaban.

«Hoy es realmente el final de la Jungla» de Calais, sentenció la representante local del Estado francés, Fabienne Buccio.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies