La preparación de cada curso escolar en Galicia supone lidiar con una reducción de matrícula que alcanza cotas mayores en la etapa de educación infantil. Según las estimaciones de la Consellería de Educación, en septiembre habrá matriculados en esta etapa y en primaria 7.600 alumnos menos que en el curso que acaba de terminar.

Este descenso prácticamente duplica al del año anterior (que fue de unos 4.000 estudiantes), que a su vez era casi el doble del precedente (2.500 menos empezaron el curso 20/21).

La previsión para los próximos años no solo incide en esta tendencia, sino que incluso puede ser peor, ya que en septiembre del 2023 se incorporarán a la escuela ordinaria los niños nacidos a lo largo del 2020, el primer año de la pandemia. En septiembre del 2024, por su parte, le llegará el turno a los gallegos nacidos en plena crisis sanitaria, en el 2021. Como dato indicativo de lo que puede ocurrir, las cifras provisionales que maneja el INE dicen que en Galicia nacieron ese año 14.800 bebés, lo que supone unos 500 menos que en el ejercicio anterior.

De 40.000 a 14.000 bebés

La magnitud del problema se entiende mejor al recordar que en los años setenta se superaban los 40.000 nacimientos anuales, y que se comenzó el siglo XXI con 20.000 bebés por año. Fue la crisis económica del 2008 la que puso fin a una incipiente recuperación de la población que se detectó desde el año 2000, especialmente desde el 2003, vinculada a la llegada de inmigrantes jóvenes a la comunidad gallega. Eso permitió que en el 2008 naciesen en la comunidad 23.175 nuevos vecinos, casi 8.400 más que los registrados en el 2021, trece años después. Ese decenio del cambio de siglo fue la única vez en 45 años que el balance interanual de nacimientos en Galicia fue positivo.

La falta de niños se traduce en el corto y medio plazo en falta de estudiantes. Los alumnos que se incorporan este septiembre son los nacidos en el 2019, cuando Galicia cayó en nacimientos por debajo de los 16.000 anuales.

Por eso, de las 26.000 plazas que se ofrecieron el pasado marzo para los futuros estudiantes de 4.º de infantil (es decir, para tres años, cuando comienzan el colegio ordinario) solo hay ocupadas a día de hoy unas 15.000.

Relación con el colegio

Esto supone que en Galicia habrá en el curso 22/23 un total de 51.000 alumnos de educación infantil (tres, cuatro y cinco años) y 127.000 de primaria. En total, 178.000 estudiantes para los 900 colegios que ofrecen estas etapas educativas.

Si en el 2018 nacieron muchos menos niños que en el año anterior, en el caso de los alumnos ocurrió lo mismo en el 2021/22, cuando esos niños se incorporaron a la escuela. El total fue de 55.700 estudiantes en infantil y 130.700 en primaria, pero un año antes habían sido 59.000 y 134.000, respectivamente. Hubo la creencia de que la pandemia pudiese tener algo que ver, que las familias con niños pequeños prefiriesen no mandar a sus hijos al colegio, que no es obligatorio hasta primaria, cuando cumplen seis años. Pero las estadísticas de este próximo curso señalan el declive demográfico como causa principal.

Lejos está Galicia de tener 64.000 alumnos en infantil y 136.000 en primaria, algo que ocurría hace solo seis años.

Compartir en Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies