Introducción

En este momento en el que surgen en los colegios diversos programas  sobre las destrezas de la expresión oral y se organizan debates inter-centros para elegir y premiar los mejores oradores, dedicamos a Quintiliano, (Calahorra (c.35-Roma c.95) el presente e-studio de noticias.

– En primer lugar, porque su obra M. Fabii Quinctiliani / de Institutione Oratoria es, sin duda, la obra más eminente que nos ha legado la antigüedad sobre el arte deliberativo, persuasivo, judicial del buen hablar. 

– Y, al mismo tiempo, por su dedicación como maestro a la educación de los niños y jóvenes, a los cuales dedicó gran parte de su obra.

– Dirigió una escuela pública de Retórica y tuvo como discípulos a los sobrinos del emperador Domiciano, a los hijos de la emperatriz Domitila y al escritor Plinio el Joven.

– Por supuesto, elegimos solamente, como breve y gracioso testimonio, textos de los primeros capítulos en los que la referencia a los niños y a los jóvenes los convierte en protagonistas del aprendizaje que se extenderá a lo largo de sus 12 libros, editados casi al fin de su vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies