INTRODUCCIÓN

Todos los años la revista Time elige un personaje del año para señalar quién ha dejado su huella con más profundidad en los doce meses que acaban de terminar. Es un símbolo para la historia del mundo que resume lo más importante que ha acontecido y quien ha sido su protagonista. La primera plana de la revista le sirve de homenaje. En esta ocasión, la portada del número del 26 de diciembre del 2011 también lo ha hecho, pero este año ha ocurrido una cosa inesperada: el elegido no es un personaje en singular, es un colectivo y no es un colectivo definido, como lo pudiera ser un equipo de fútbol, es, en consonancia con los tiempos, un colectivo global, la gente que ha decidido salir a la calle y mostrar su protesta, su indignación y su determinación en influir para que las cosas cambien. El movimiento nació en Túnez y se extendió por muchos países árabes de la cuenca del Mediterráneo y más allá. Después, el 15 M se inventó en España otra forma de protesta y los indignados de Madrid y su Spanish Revolution contagiaron su espíritu a Atenas, Londres, Nueva York, etc. El personaje del año 2011 ha sido la gente que ha estado dispuesta a salir a la calle para exigir en unos casos que se instale la democracia y en otros que se perfeccione.

1 LA NOTICIA

Un reconocimiento por protestar

La revista «Time» elige al manifestante como persona del 2011

Victoria Toro NUEVA YORK / CORRESPONSAL 15/12/2011

«Érase una vez» un mundo que protestaba y que buscaba cambiar la historia. Así explica la revista Time la elección de su personaje del año: el manifestante. No uno en particular, sino todos los millones que este año han salido a las calles en medio planeta.

El semanario estadounidense comienza explicando que nada hacía adivinar que la inmolación de un vendedor ambulante tunecino hace un año provocara una revuelta en Túnez que acabaría con el régimen de Ben Alí e inauguraría lo que se conoce como la primavera árabe. Aunque destaca como antecedente las protestas en Irán. Además, la revista habla del «contagio» de la primavera árabe en Europa y Estados Unidos. Y recuerda que fue España el lugar en el que comenzaron las protestas en el mundo occidental.

Diez días después de que comenzasen las protestas en Madrid, llegaron a Grecia, y más tarde, al Reino Unido. Y a partir de septiembre, a EE.UU. con el movimiento Ocupa Wall Street. Según Time, no solo estas protestas han cambiado la historia, además no han acabado. El artículo culmina con una referencia a Rusia.

El número de Time incluye perfiles de los protagonistas griegos, tunecinos, egipcios, estadounidenses, y entre ellos dos de los indignados que se manifestaron en la Puerta del Sol: la ourensana Carmen Rodríguez y Olmo Gálvez.

La noticia en La Voz de Galicia

ENTREVISTA

Una indignada ourensana en la portada del «Time»

«Es importante que se valore lo que la gente está haciendo», dice Carmen Rodríguez, una de las manifestantes del 15-M reconocidas por la revista

Carmen Rodríguez, que nació hace 30 años en Xinzo de Limia y que reside en Madrid desde hace trece, es una de las caras elegidas por la revista Time para representar al 15-M. Carmen, que trabaja en el sector de la sanidad, estuvo entre las primeras personas que acamparon en la Puerta del Sol. Aquello la enganchó y desde entonces trabaja en la comisión económica del movimiento.

-¿Cómo la eligió «Time» para que fuese uno de los dos rostros españoles?

-Lisa Abed, la corresponsal de Time, contactó conmigo en un foro del Movimiento 15-M. Le gustó lo que dije, se dirigió a mí y me preguntó si podía llamarme, aunque entonces no sabía para qué era.

-¿Que supone el reportaje para el Movimiento 15-M?

-Realmente se agradece, aunque al reportaje le falta profundizar más. De todas formas, es importante que se valore lo que la gente está haciendo por la lucha de un mundo mejor.

-En «Time» lamenta que los etiqueten como antisistema, cuando en realidad es el sistema el que es antipersona.

-El antisistema es un adjetivo peyorativo, y más cuando vemos que es el sistema el que especula con alimentos, provoca la desigualdad social y la precariedad laboral. Eso sí que va contra el sistema y nuestro objetivo es crear un sistema mejor.

-¿Cuál es el futuro del 15-M?

-El movimiento es una denuncia social y solo puede crecer. Está muy activo, hay un trabajo diario cada vez más cohesionado. La gente se implica lo que su tiempo le permite, asistiendo a asambleas o manifestándose en la calle.

-¿Cree que el malestar social puede acabar en un estallido violento?

-No es la filosofía ni la intención del movimiento. Lo que buscamos es una alternativa para canalizar la indignación de otra manera que no sea la violenta, presentado propuestas viables y difundiéndolas. Aunque es verdad que si el sistema sigue apretando puede aumentar el descontento. Puede que haya algún conato violento, pero lo que sí es violencia es tener un sueldo de 400 euros mensuales, no tener una vivienda digna o no tener acceso a una sanidad pública. Lo que sí es fuerte es lo que han hecho en EE.UU., como ocupar los puertos, nada que ver con lo de aquí.

-¿Habrá más movilizaciones con Rajoy?

-La contestación en la calle crecerá. Las medidas de austeridad se van a acentuar con recortes de los servicios públicos, privatización de empresas o bajadas de sueldos y, al mismo tiempo, se acentuarán las movilizaciones.

La entrevista en La Voz de Galicia

ENCUESTA

La encuesta de la web de La Voz de Galicia del día 16 de diciembre arrojó un resultado del 74% a favor de que los indignados habían sido los protagonistas del año y 26% en contra.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies